Miguel Bosé, ¡todo un padrazo!