Los mossos, en pie de guerra, exigen mejores condiciones y no ser utilizados como arma política