Nacho Polo, ¿un nuevo amor?