Operación Karlos: las escuchas II