Operación Karlos: la sentencia