Ortega Cano, la evolución