Ortega, apoyado por su familia