Ortega, grave pero estable