Ortega, entre la vida y la muerte