La familia real, en Palma