Patricia Rato y Espartaco, ¿reconciliación a la vista?