Pep Guardiola dedica la victoria de su equipo a los líderes encarcelados de ANC y Ómnium