El momento en que el asesino de Pioz escucha, impasible, la condena de tres prisiones permanentes revisables