Presunta víctima de la ‘Manada’: ¿Se la puede culpar por intentar seguir adelante?