Propietario del restaurante vegano: “Nunca hemos expulsado a nadie por dar un biberón”