Puigdemont podría dar un paso al lado y permitir a Jordi Sánchez ser el nuevo president