Quijano, con el Miami más sórdido