Rabaneda, en busca de las terrazas que suben de precio sin avisar