Rafa Camino, la sentencia