‘El Rambo de Cantabria’ despiezó su arma y la escondió en el monte