Ramón Laso y su coartada