Reino Unido celebra otra unión