Ropa cara y grandes festines, los costosos gustos del expapa del Palmar