Samu, ¿tronista?