Santacana y Arantxa firmaron un acuerdo prenupcial que imposibilita cualquier compensación económica