La mujer de Santiago del Valle no fue coaccionada para confesar en televisión