Seseña deja de ser una ciudad fantama con un 80% de las viviendas ocupadas