Simultáneos pero opuestos: El discurso público de Puigdemont vs Los mensajes en privado a Comín