Los Thyssen siguen sin hablarse