Tita Cervera, a corazón abierto