Vanessa, ¿celosa?