Verdasco, ¡en calzoncillos!