Vicente, un español en Kioto