“Tu abandono me puede matar”: los funcionarios de prisiones reivindican equiparación salarial