El abuelo de Marta, indignado