Los acusados de matar al guardia urbana de Barcelona entran en la casa donde tuvo lugar el crimen