El personal sanitario reclama un 'botón del pánico' por el aumento de agresiones violentas