El anciano rayacoches de Vigo pasa la noche en el calabozo porque el juez no se fiaba de que fuera al juicio