Reportero infiltrado: "El ayuntamiento de Barcelona ha cerrado el burdel de muñecas"