El ascensor que provocó la muerte de dos jóvenes era panorámico y tenía el suelo de cristal