El asesinato con bomba podría ser un ajuste de cuentas entre bandas de la prostitución