El presunto asesino de Almansa padece una discapacidad psíquica del 36%