Una trabajadora de la funeraria del cambiazo de ataúdes: “Se reían cuando preguntaba por el reciclaje”