El principal acusado por el fraude de los ataúdes sale en libertad tras pagar una fianza de 800.000 euros