Dueño del kiosco en La Rambla: "No es justo acabar siendo esclavos del miedo"