La baronesa sale llorando de la última reunión con su hijo Borja