Los búnkeres de la droga de la Cañada Real podrían llegar a su fin