Una cámara hiperbárica de 8.000 euros, el último arma de Campanario para luchar contra su enfermedad