La carta de defensa de Francesco Arcuri por su primera pareja