La casa en la que se cometió el crimen de Moraña, estaba en venta